13 may. 2009

CASTROTORAFE
Hay lugares que olvida la Historia
pero los recuerda la vida.
Las ruinas recorren el horizonte
atardecer de visitantes trazando siluetas,
desatando almas, cómplices del viento
vidas ajenas a la eternidad fugitiva
de castillos y villas que temen
la llegada de un nuevo día,
del año siguiente,
y otra década de erosión,
de tiempo y justicia.
De olvido y ausencia.
Foto: Alfonso Jáudenes