23 jul. 2012

RESOL

Guille y Fer se turnaban con el pulgar hacia arriba, tostados sobre el arcén. Los amigos daban por perdida la oportunidad de regresar a casa cómodamente, gracias a un alma caritativa que se molestara en recogerlos.
Para el pasmo de ambos, un coche paró a unos cien metros. Los dos salieron corriendo hasta el automóvil. Fer llegó el primero y montó rápido, seguido por Guille que trataba de hacerse un parasol con la palma de su mano, sin conseguir ocultar la luz cegadora que le impedía ver la marca, modelo e incluso el color y demás detalles. El coche arrancó sin darle tiempo a alcanzarlo y se perdió veloz en el horizonte.
Pasó el verano, el año e incluso el siglo veinte, y nunca se supo nada más de Fer, desaparecido aquella fatídica tarde.
Desde entonces Guille siempre ha recogido a cualquier viajero que encuentre haciendo autoestop durante sus viajes. Aunque Fer se resista y el sol deslumbre.

Pablo Vázquez

Microrrelato seleccionado junto a otros 199 en el libro del certamen
ON THE ROAD, publicado por Artgerust.
Más información en los enlaces.

4 comentarios:

  1. ¡Buen micro, Pablo, sin duda! No me sorprende que lo hayan seleccionado para la publicación.

    Me gusta como nos presentas la historia que nos regalas para que la completemos.

    ¡Enhorabuena!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pedro.
    La verdad que me da un subidón cada vez que leo que te gusta un micro, porque para mí tú eres más referencia en este tema que yo.
    Por cierto que incluso a este de RESOL le he visto ya una repetición incluso (dos veces "desde") así que la corrijo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Buen micro, bien contado y además muy visual. El final abierto a multiples interpretaciones, el lector decide en este relato fantástico.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Micro de terror, que da miedo. De todo pudo ocurrir. Dejas angustia en el lector. Venga, nos leemos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tus palabras.