23 jul. 2012

RESOL

Guille y Fer se turnaban con el pulgar hacia arriba, tostados sobre el arcén. Los amigos daban por perdida la oportunidad de regresar a casa cómodamente, gracias a un alma caritativa que se molestara en recogerlos.
Para el pasmo de ambos, un coche paró a unos cien metros. Los dos salieron corriendo hasta el automóvil. Fer llegó el primero y montó rápido, seguido por Guille que trataba de hacerse un parasol con la palma de su mano, sin conseguir ocultar la luz cegadora que le impedía ver la marca, modelo e incluso el color y demás detalles. El coche arrancó sin darle tiempo a alcanzarlo y se perdió veloz en el horizonte.
Pasó el verano, el año e incluso el siglo veinte, y nunca se supo nada más de Fer, desaparecido aquella fatídica tarde.
Desde entonces Guille siempre ha recogido a cualquier viajero que encuentre haciendo autoestop durante sus viajes. Aunque Fer se resista y el sol deslumbre.

Pablo Vázquez

Microrrelato seleccionado junto a otros 199 en el libro del certamen
ON THE ROAD, publicado por Artgerust.
Más información en los enlaces.