7 ago. 2009

SIN ELECCIÓN
De todas las ilusiones
tú fuiste la mejor,
de las pasiones
mi predilección.
Recordando viejos temores
en tu presencia
buscando la sonrisa, la atención,
la complacencia.
Hallando indiferencia y desinterés
descubrí la espera vana
la entrega sin límites
o una inútil razón.
Oculté el deseo
y troqué los motivos
aunque siga dispuesto a ser
objeto de tu elección.


Es curioso lo que supone enamorarse, o como sucede en este poema, encoñarse, porque no se trata de un poema de amor, sino de enamoramiento.
¿Cuál es la diferencia?.
Los plazos de tiempo y la intensidad. El enamoramiento puede ser intenso pero es fulgurante.
El amor, por el contrario es duradero, aunque comience lento y débil, se refuerza con lo adverso y lo propicio.

Escribí este poema hace trece o catorce años y ya no sé ni a quién se lo dediqué.
Esto es encoñamiento. Y el poema es bastante flojo.