9 dic. 2012

SEÑAS DE TINTA


Las manos de uno de los hombres se posaban en la garganta de K. Los guantes de amianto rociados con el ácido sirvieron para borrar las huellas dactilares del asesino. No era buena idea dejar la firma del autor, por muy kafkiana que pareciese.

Pablo Vázquez

Microrrelato colgado un mes y pico después de enviarlo a este V concurso de Getafe Negro. Va a resultar que dicho certamen, por lo que se ha tardado en publicar los microrrelatos presentados, es más de MISTERIO que de Novela negra.