24 dic. 2012

MENSAJE

Pablo Vázquez (foto)
Me llena de orgullo y satisfacción desearos lo mejor para esta Navidad del año dos mil doce y quiero que también lo sea todo lo que pueda ser próspero para todos vosotros, el inminente dos mil trece.
Lo mejor para mí, es que puedo estar sentado aquí, calentito y cobrando una pasta gansa, delante de la cámara y la pantallita en la que me muestran escrito todo este discurso que os voy a dar durante los próximos minutos.
Aunque dé lugar a muchos chistes y en ocasiones lo parezca, no soy tan tonto como para olvidar que me vais a poner a parir y me habréis puesto a caldo por mis cazas reales y clandestinas. Lo de África fue muy sonado porque se trataba de especies animales muy protegidas, pero si os enterasteis de esa caza mayor, imaginad todas las que hice antes y no saldrán a la luz.
Sobre mi familia, pues en todas partes cuecen habas, y en mi palacio muchas más, todo a lo grande. Pero desde mi posición tengo la capacidad de tratar de aleccionaros aunque mis familiares directos y políticos sean capaces de lucrarse ilegalmente. Y, a ver quién se va a oponer. ¿El presidente?, ¿algún diputado?, ¿el clero? ¡Que lo intenten! Yo llevo en mi mandato más de diez legislaturas y no sé si a este paso me sucederá mi hijo, que es el único que puede moverme así, de pronto.

Bueno, espero que todo siga bien, como hasta el momento, sobre todo en mi caso.

Pablo Vázquez