4 may. 2013

Claudio Rodríguez



Aunque sean días de lluvia
y nos refugiemos bajo los soportales,
siempre la claridad viene del cielo.

(Usar este verso inmortal de Claudio Rodríguez, con el que comienza su Don de la ebriedad es casi una herejía. Pero tuvo buen resultado porque lo seleccionó el jurado en el Cuenta 140 de esa semana, entre treinta finalistas)