16 may. 2013

PRÁCTICAS NO REMUNERADAS

Imagen del evento

Los socios del bufete lo pasaban en grande, celebrando su nuevo triunfo mientras apuraban los rescoldos de la última china del porro que compartían. El becario les miraba en silencio porque era la única persona, consciente allí, del tumulto proveniente de la calle, una multitud que se aproximaba con paso firme y amenazador hasta el inmueble donde permanecían juntos los tres letrados. El universitario recordaba las maniobras perversas con las que sus dos mentores habían conseguido una victoria muy reprochable, triunfo obtenido sin calibrar el ímpetu de una veintena de personas enfurecidas y dispuestas a llegar hasta el despacho. El joven observaba la escoria que quedaba al caer la ceniza sobre la mesa de caoba. Le daba vueltas al mejor argumento para huir, alertado por las voces que se acercaban subiendo la escalera. Se levantó de la silla, abrió la puerta y antes de salir -levemente inclinado- les dijo a los dos socios de la firma
- Ha sido un placer aprender con ustedes, caballeros, les dejo con unas visitas.
Pablo Vázquez Pérez


Y llegó la tercera y última jornada del evento Primavera de Microrrelatos Indignados 2013.
Hay muchos textos más que se pueden leer en La colina naranja, y los demás organizadores:
Relatos de andar por casa, Pliegos voladores y Explorando Lilliput.
En este caso, aunque he rescatado y retocado un microrrelato antiguo, pienso que tiene el tono requerido, no digo que sea redondo, sino que va con el tema. Gracias por leerlo.