23 oct. 2011

RECÍPROCOS

La niña entró al corral, le costaba arrastrar el cubo, a tirones, con sus largos brazos livianos. Cuando terminó de repartir los restos de comida entre los animales, se acercó al gorrino más lustroso para saludarlo y decirle sonriente - Hoy por ti. Mañana por mí.


Enlazado aquí y enviado además al blog La hora del recreo, la imagen es por cortesía de dicha bitácora.

3 comentarios:

  1. Dicen que los niños siempre dicen la verdad...

    abrazos
    L;)

    ResponderEliminar
  2. Je, je, pobre gorrino. Eso es como a la mayoría de nosotros, nos comemos el pan que nos dan y nos dicen tontos en la cara.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos por las interpretaciones porque es verdad lo de la sinceridad (Loli) y cómo es fácil engañarnos (Torcuato). No lo veía así peor me habeis abierto la mente. Saludos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tus palabras.