28 ago. 2012

EL CUERPO Y LA SANGRE


El comandante de la Guardia Suiza nunca llegó a cruzar el umbral, sólo pudo alcanzarlo arrastrándose gracias a su conocimiento absoluto de la Santa Sede. El efecto de la droga que había sido inoculada en la sagrada forma, fue fulminante al repartir la comunión. Así, dominado por las alucinaciones, disparó a los otros guardias. Después de matarlos, el comandante llamó al Papa, agazapado y mudo tras el tiroteo.
Los efectos del alucinógeno se extendían por la mente del oficial, ya incapaz de reconocer al tigre blanco y fiero que huía sigilosamente hacia la ventana. Entonces, al grito de advertencia vio cómo el felino se transformaba en un dragón, una amenaza evidente para el Santo Padre que había jurado proteger con su propia vida. El comandante empuñó de nuevo la pistola apuntando al monstruo que trataba de escapar volando. No sabía si le quedarían suficientes balas.
Logotipo Getafe Negro
Pablo Vázquez

Microrrelato colgado en este enlace junto con cientos más, para el concurso de microrrelatos del certamen Getafe Negro del año 2011. La frase propuesta para comenzar fue:
El comandante de la Guardia Suiza nunca llegó a cruzar el umbral.

Enlace para leer los microrrelatos presentados: