6 abr. 2013

SUEÑOS PROFUNDOS



Que se arrime un poco más al borde de la cama y así lo tendré a mi alcance para cogerlo. ¡Casi lo agarro! Vaya, se ha girado otra vez, ahora está en la mitad. El somier me va aplastar, ¡cómo está creciendo el chaval, se nota que come mucho!

Parece que vuelve al lateral, está rodando hasta aquí, le cuelga el brazo y la pierna. Pero ¡no puede ser!, está amaneciendo, hay que volver al armario. Cuando había literas siempre conseguía dos niños al menos. ¡Mierda de láminas y canapés! Con lo que chirriaban los muelles, me daban miedo hasta a mí.


Pablo Vázquez Pérez

Y aquí publico el segundo que mandé esta semana a Relatos en Cadena. Frase de comienzo: Que se arrime un poco más al borde de la cama