8 jul. 2013

ANA...ZUL


Ilustración del gran Sotirios Moutsanas

Cumplí veinte años y ya no me afecta ser hija única. Nada, es cierto, incluso Luz está casi olvidada. Sin embargo mis padres jamás lo han conseguido.
Mientras vivíamos juntos, yo cada vez me sentía más segura y-quizás- esta confianza resultaba más desconcertante para mis padres; tanto, que siempre se inquietaban cuando nos encontrábamos por el caserón. Pobres, los dos inquietos con mi presencia. Conmigo, Ana, su pequeña. Titubeaban al hablarme, escondiendo sus miradas en las enormes paredes de la casa, tan vacías como su amor. En ocasiones se cruzaban mis ojos y los de ellos, enrojecidos, una prueba de su dolor, de esa pena marcada en sus gestos, mucho tiempo antes de que yo naciera.
Gracias a la herencia familiar poseemos tierras y casas que nos permiten una vida desahogada. Ellos en la ciudad. Yo aquí, sola, disfrutando del reposo, del bosque cercano y de alguna visita ocasional de Luz.
Yo soy de carne y hueso. Ella, en cambio, es de cristal y azogue. Me muestra su cuerpo bruñido al otro lado del espejo, antes de golpearlo. Pero ella no sufre. Lo sé porque se rompe en pedazos y no sangra.
Pablo Vázquez Pérez

El mes de junio mandé este micro al ENTC. La verdad que me gustó mucho el microrrelato y la ilustración de Sotirios Moutsanas. El dibujo está aquí mismo y su microrrelato podéis leerlo en este enlace. Él sí que es un verdadero campeón olímpico (y del humor)