4 jul. 2013

EL INTERVALO


Acudes zozobrando hasta el claro del bosque y tratas de recordar dónde comenzaste tu peregrinaje nocturno. Has llegado hasta el bosque calcinado, sin árboles ni arbustos. Observas tus brazos heridos y te lames esas cuchilladas, que se cruzan como aspas por tus extremidades.

Ilustración de Sergi Cambrills
Te sientas con cuidado, para no arañar más tu cuerpo desnudo con las piedras del suelo. Quieres descansar pero aún no es de día. A pocos kilómetros de ti hay un hombre que juguetea con fuego, puedes olerlo. Tu corazón palpita desbocado. Quizás sea el pirómano. Notas el calor que ruboriza tu piel como si fuera hierro candente. Podrías acabar con él. La luna llena sigue brillando. Eres capaz.

Pablo Vázquez Pérez

(Una propuesta del blog Esta noche te cuento, con varias reglas: 666 caracteres en total. Usar el color rojo. Comenzar con la letra A y terminar con la Z. Y no usar el adjetivo "malo". Bueno, esto ya se lo dejo a los que no os guste el relato, claro. La ilustración, un lujo en miniatura de Sergi Cambrills)