25 jul. 2013

Ojalá puedan recuperarse las víctimas que todavía permanecen graves y los demás heridos por el accidente de tren de ayer, veinticuatro de julio de 2013 en Santiago de Compostela.
Ojalá nos calmemos y veamos que lo importante son ellos, las personas que iban en ese tren y los supervivientes, no nuestros mensajes, los tweets ruidosos ni los políticos y periodistas que intentan sacar provecho personal y comercial de esta tragedia.

Gracias a todas las personas de a pie que han estado apoyando y salvando junto con todos los trabajadores de sanidad en activo y en paro que han acudido para ayudar también, además de bomberos, voluntarios, donantes, policías y protección civil y todos los que olvidé citar.