25 jun. 2014

DELIBERACIONES


El juez sintió el vértigo otra vez, esa sensación de ser igual que el carámbano oscilante en las ramas del roble que observaba a través del cristal de la ventana, a punto de caer al suelo. El ujier llegó entonces a la sala, con paso firme, para pasarle las conclusiones del jurado.
Su señoría se irguió como un vástago desde el tronco del árbol vecino. El juez, al ser el jurídico más experto que estaba en la sala, desdobló y leyó el pequeño papel que le habían pasado, una suerte de brújula que le indicaba el camino a seguir. Y dictó sentencia.

Pablo Vázquez Pérez

 

A veces hay que ponerse abstracto...

 

Este micro fue lanzado al vacío el mes de febrero de 2012 al IV Concurso de Microrrelatos de Abogados. La verdad que el primer párrafo apenas tiene comas y uno casi se asfixia al verlo. Recomiendo leer el ganador de ese mes, Jesús Fabregat, que empleó muy bien las cinco palabras propuestas en aquella ocasión: Vértigo, Brújula, Vástago, Carámbano, Jurídico.